Elegir el granito como material para las encimeras de cocina en Huesca es una gran idea, ya que aporta ventajas tanto estéticas como funcionales. Ahora bien, una de las primeras dudas que se nos presentan a la hora de elegir una encimera para nuestra cocina es el grado de mantenimiento que requiere, pues está continuamente expuesta a la suciedad y el desgaste.

El granito es un material con una gran dureza y resistencia, por lo que no debes preocuparte por su mantenimiento, pues es bastante sencillo. Esta es una de las principales características que convierte las encimeras de cocina en Huesca de granito en una buena opción. Te contamos cómo debes realizar el mantenimiento para que tu encimera luzca siempre como el primer día.

El inconveniente de este material respecto a su mantenimiento es que es muy poroso, por lo que si no se limpia de manera continuada pueden acumularse partículas de polvo y restos de comida en su interior, lo que a la larga será difícil de retirar. Para poner solución basta con pasar a diario una bayeta humedecida en una solución de agua y jabón.

En el caso de que aparezcan manchas difíciles de sustancias como vino o café, debemos frotar la zona con productos específicos. Si estas manchas no desaparecen y nos vemos obligados a usar productos corrosivos, deben estudiarse detenidamente las instrucciones del fabricante y no dejarlo actuar mas tiempo del indicado con el fin de no dañar la superficie.

Con el tiempo, la superficie de granito puede presentarse desgastada y rayada, lo que se solucionará con un pulido o encerado, dependiendo de la gravedad de los daños. Conviene dejar esta tarea en manos de profesionales.

Desde Mármoles Javier Zamora, S.L. te animamos a confiar en nuestra experiencia en el sector para recibir asesoramiento. Nos encargamos de la instalación y el posterior mantenimiento de tu encimera.