Si buscas lápidas de mármol en Barbastro es posible que te encuentres ante el mismo problema que muchas personas en estos caso: confundir algunos términos como nicho, tumba o lápida. La forma de saber cómo diferenciarlos es más sencilla de lo que te puedas imaginar. Y después de estos consejos aún te será más fácil.

Muchos de los que buscan lápidas de mármol en Barbastro no saben que la lápida en sí, es solo la parte más visible y donde se encuentra la inscripción o el texto que la familia del fallecido desea colocar y que le acompañará. Las hay de diferentes tipos, pero las más utilizadas son a modo de cierre de nicho. Este modelo es colocado en la parte exterior, donde fue introducido el cuerpo del fallecido. Otros modelos dependen del tipo de sepultura, pudiendo ser de forma perpendicular o sobre el cuerpo. Este último modo suele ser de mayor tamaño.

Los nichos son conocidos como las cavidades que existen en los muros del cementerio, con el fin de introducir en ellos los ataúdes de los fallecidos. La forma que toman estos nichos suele ser rectangular o cuadrada, de modo que facilite la introducción del cuerpo junto con la urna en la cavidad en la pared.

La tumba es probablemente el término más utilizado por todo el mundo. La definición de este término quiere decir “cualquier espacio donde se da sepultura a un cuerpo sin vida”. Cuando hablamos de tumba, queremos referirnos a la zona donde se entierra el cadáver. Este puede albergar a una o varias personas. Otro término que suele utilizarse para referirse a la tumba suele ser el de fosa, que quiere decir zona donde ha sido enterrado un cuerpo sin vida.

En Mármoles Zamora somos una empresa especializada en realizar lápidas para tumbas, nichos y panteones. Los productos que realizamos son exclusivos y de máxima calidad.