Las empresas dedicadas al mármol suelen dedicarse también a la producción de todo tipo de elementos que pueden ser producidos en este material. Desde encimeras hasta lápidas de mármol en Barbastro pasando por baldosas para el suelo o columnas decorativas.

Vemos cómo, por una parte, la versatilidad se convierte en una de las propiedades del mármol, ya que es esta versatilidad la que nos permite hacer de él tan diferentes objetos. El mármol es, realmente, una piedra de origen calizo en la que predomina el carbonato de calcio vítreo. La formación del mármol implica un proceso que implica el paso de bastantes años hasta que llega a ser el material que conocemos. 

Digamos que entre sus propiedades están que es muy compacto y cuenta con una gran resistencia. De ahí que nos permita hacer de él suelos o encimeras, que son unos elementos que tienen que ser muy resistentes a golpes, arañazos y rozaduras. La presencia estética del mármol que se consigue gracias a su brillo y a su color puro es la que nos lleva a realizar elementos decorativos con él, como es el caso de las lápidas de mármol en Barbastro o grandes obras de arte como son las esculturas. Solo tendremos que tener cuidado con algunos componentes químicos ácidos como el limón o el vinagre que pueden manchar este material de manera irreversible. 

Por último, hay que tener en cuenta que es un material natural y ecológico que no daña de ninguna forma al medioambiente. Así que, si quieres tener un elemento decorativo tan especial como el mármol en tu casa no dudes en contactar con nosotros en Mármoles Javier Zamora, S.L.