Al igual que las encimeras de Silestone en Barbastro, las realizadas en mármol siguen siendo una opción muy utilizada en cualquier reforma de la cocina o del baño. En el primer caso, hay que tener en cuenta que sobre ella se depositan alimentos y algunas preparaciones de recetas, por lo que una buena encimera es primordial, no sólo para facilitar el trabajo en la cocina, sino también por cuestiones de higiene alimenticia.

Las encimeras de mármol que instalamos en Mármoles Javier Zamora, S.L. ofrecen una serie de ventajas que con otros materiales no conseguiremos. El factor estético es, sin duda, el factor determinante a la hora de elegir una encimera de mármol, realizada a partir de esta roca metamórfica que cuando se somete a elevadas temperaturas se cristaliza y que, tras un proceso de pulido, alcanza un brillo imposible de conseguir con otras encimeras. Ese brillo es el que dotará a nuestra cocina de una elegancia sin igual. Se trata de un material muy resistente y con facilidad para limpiarlo, capaz de durar toda la vida si se tienen unas mínimas precauciones. Y es que, a pesar de su resistencia, se trata de un material ciertamente más delicado que otros como el granito.

Aunque hoy día las encimeras de Silestone en Barbastro están quizá un paso por encima, hace un par de décadas las encimeras de mármol se consideraban elegantes, delicadas, sofisticadas y poco frecuentes. Años después siguen siendo una opción ideal para conseguir una cocina chic y muy distinguida, sin tener que realizar una gran inversión económica.